Posiblemente los guantes de látex en un hospital sean uno de los productos sanitarios que más se utilicen. Al fin y al cabo, siempre que acudimos a una consulta, el profesional que nos atiende los usa.

La pregunta a la que debemos de responder es a la de si realmente son tan importantes y, en caso de que sí lo sean, ¿por qué?

La importancia de los guantes de látex en un hospital

Existen multitud de productos sanitarios dentro de un hospital, sin embargo, una de las peculiaridades de los guantes es que están destinados para el bienestar tanto del profesional sanitario, como del propio paciente.

Gracias a esta clase de productos resulta posible examinar y por consiguiente tratar a cualquier paciente, sin exponerse a un riesgo de contagio elevado.

¿Cómo se fabrican?

La forma en la que se fabrican esta clase de productos es un tanto curiosa. Su componente principal es el caucho natural. Sin duda, es uno de los materiales más elásticos y por consiguiente, que mejor se adaptan.

Pero, aunque parece que todo son ventajas, la realidad es que también tiene sus pegas y limitaciones. Desde luego que la más notoria es que no todo el mundo puede utilizarlos pues al tratarse de caucho natural, puede llegar a causar reacciones alérgicas a ciertas personas.

¿Cuáles son las principales características?

Por tanto, dejando a un lado el tema de las reacciones alérgicas, se trata de un producto realmente bueno y que tiene las siguientes ventajas o características:

  • Tienen una alta elasticidad, algo realmente importante para aquellas personas que tienen manos grandes, ya que permite ajustarlos de la manera correcta.
  • Permiten el tratamiento de diferentes infecciones o simplemente estar en contacto con sustancias peligrosas y al mismo tiempo estar totalmente protegidos.
  • Se ajustan a la mano del usuario de forma fácil y natural.
  • Son realmente finos y esto permite tener un tacto muy parecido al que se puede tener sin ningún tipo de protección.

¿Qué inconvenientes podemos llegar a encontrar?

No solo las reacciones alérgicas pueden llegar a ser un problema. En muchas ocasiones el uso que se le dé a esta clase de productos puede ser un problema. Hay que remarcar que se trata de un producto realmente fino y que, con mucha facilidad puede llegar a romperse.
Por tanto, es muy importante que en cualquier momento que estemos utilizando esta clase de productos tengamos en cuenta que en caso de que se rompa el tejido hay que cambiar de guantes instantáneamente para no exponerse al peligro.

En cualquier caso, para poder asegurarse de que esto no ocurra con facilidad, las autoridades sanitarias llevan a cabo multitud de controles que puedan verificar el buen estado de estos.

¿Existen varias tallas?

Como cualquier tipo de guante, podemos llegar a encontrar diferentes clases de tallas. Sin embargo, en el caso concreto de los guantes de látex no tenemos porqué preocuparnos en el caso de que nos quedemos sin guantes de nuestra talla. Al fin y al cabo, son muy elásticos y cuentan con una gran facilidad para adaptarse a cualquier tamaño.

Desde Índico, somos conscientes que puede resultar un tanto complicado escoger unos guantes seguros o al menos que cumplan con todas las normas pautadas por las autoridades y que encima estén a un precio decente. Por ello, en caso de que estés un poco perdido y quieras conseguir guantes de látex en un hospital, ¡no dudes en contactarnos!

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar