De una forma u otra, un producto sanitario y biocidas tienen algo en común. Es decir, se encuentran relacionados de alguna manera. Al fin y al cabo, los productos sanitarios que se utilizan con finalidad desinfectante tienen una regulación marcada por lo que pauta el etiquetado y por el uso que se le va a dar.

En cualquier caso y antes de profundizar en ello, en el siguiente artículo la intención que tenemos desde Índico no es otra que la de mostraros todo lo necesario para saber qué es un producto sanitario y qué es un biocida. Por tanto, ¡vamos a ello!

¿Qué es un producto sanitario?

Cuando hablamos de producto sanitario, hacemos referencia al conjunto de productos, aparatos o instrumentos cuya finalidad principal no es otra que la de conseguir que un profesional sanitario pueda llegar a atender a un paciente de la mejor forma posible.

Los productos sanitarios pueden ser de muchos tipos, como hemos podido ver en entradas anteriores. En este caso, deberemos centrarnos en aquellos cuya función sea de desinfectante.

¿Qué es un biocida?

En este caso, al hablar de biocidas nos referimos a aquellos productos que son conocidos como antisépticos para la piel, independientemente se trate de aquellos que son del campo quirúrgico preoperatorio o los que se utilizan para en los procesos de desinfección del paciente.

¿Cómo se regulan los biocidas?

Teniendo en cuenta la gran variedad de utilidades que se les puede llegar a dar, los biocidas deben de estar regulados por alguna normativa bien diseñada. En este caso se trata del Real Decreto 1054/2002, de 11 de octubre.

En este, se puede observar los diferentes pasos a seguir en el proceso de evaluación para poder introducirse en el registro, así como la autorización y comercialización de los biocidas.

Deberemos tener en cuenta que durante el periodo transitorio de aplicación, todos los productos siguen regulados por la normativa anterior, donde se trataba todo lo relacionado con la comercialización, fabricación, etc.

Ejemplos

Para que puedas hacerte una idea del tipo de producto sanitario del que estamos hablando, vamos a ver los siguientes ejemplos:

  • Desinfectantes de productos sanitarios no invasivos: podemos encontrarlos perfectamente en incubadoras, camillas e incluso en incubadoras.
  • Desinfectantes de productos sanitarios invasivos: en este caso nos referimos a los desinfectantes destinados a endoscopios o instrumental quirúrgico.

Si tuviéramos que hacer una comparación entre ambos tipos de productos, podríamos observar ciertas diferencias aunque, en cualquier caso, queda claro que se pueden llegar a utilizar para actividades más que relacionadas.

Eso sí, debemos de tener en cuenta que muchos de estos productos se encuentran sujetos a diferentes regulaciones atendiendo al tipo de función o uso que se les va a dar. Todo esto se encuentra totalmente explicado en la propia etiqueta del producto. En ella se especifica toda la información relevante a los desinfectantes y la normativa que hay que utilizar en cada momento.

Desde Índico somos conscientes de la complejidad que puede resultar para las empresas a la hora de conseguir toda esta clase de materiales, por lo que contamos con los mejores profesionales a la hora de gestionar la compra de productos sanitario y biocidas.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar