Resulta complicado explicar todos los tipos de cirugía que existen. Básicamente porque depende mucho del tipo de patología que tenga el paciente y el método de intervención que sea conveniente en cada caso.

Sin embargo, resulta interesante conocer cuáles son los métodos y los instrumentos que se utilizan en cada intervención pues no deja de ser un proceso bastante complejo y sobre todo, importante para el paciente. Por tanto, a continuación examinaremos los diferentes tipos de operaciones que se puedan realizar.

Tipos de cirugía: en función del órgano que se trate

Cirugía ortopédica

Cuando el paciente presenta algún tipo de lesión o enfermedad en huesos y músculos. Aunque lo más normal es que se realice tras haber sufrido un fuerte traumatismo.

Neurocirugía

Como bien indica su nombre, se realiza en aquellos casos donde el paciente tiene algún tipo de afección en el sistema nervioso.

Cirugía torácica

En este caso, hay ciertos órganos que se encuentran en el interior de la caja torácica y que pueden resultar un tanto complejos a la hora de manipularlos. De esta manera, se siguen procedimientos especiales para poder evitar cualquier tipo de daño. Los órganos a tratar son:

  • Corazón
  • Pulmón
  • Esófago

Cirugía maxilofacial

Enfocada en especial en solucionar aquellos problemas que se localicen en la zona de la cara e incluso de la boca. En especial, en la boca podemos encontrar multitud de patologías que pueden llegar a complicarse, por lo que un buen asesoramiento es crucial a la hora de solventarlos correctamente.

Cirugía plástica

Esta clase de operaciones tienen un objetivo más bien estético, aunque sí que es cierto que tras un traumatismo fuerte, mediante este tipo de cirugía resulta posible recomponer las partes afectadas.

Tipos de cirugía: en función de la forma en la que se realice

Cirugía mayor ambulatoria

Se trata de operaciones que no tienen una alta complejidad y que, en condiciones normales, el paciente no tiene por qué permanecer hospitalizado, ni antes ni después de la intervención. Por poner un ejemplo, la operación de fimosis es un ejemplo.

Cirugía invasiva

Posiblemente sea la que todo el mundo conozca. Esta clase de cirugía se caracteriza porque es un poco más fuerte que la anterior, ya que se realizan grandes incisiones para poder tratar la zona. En este caso sí que resulta necesario que el paciente se quede en el hospital unos días para asegurar que todo ha salido de forma correcta.

Cirugía laparoscópica

A diferencia de la anterior, las cirugías laparoscópicas se caracterizan por realizar pequeñas incisiones. Una vez se ha realizado, se introduce una pequeña cámara, a partir de la cual se puede observar el interior del paciente y seguidamente, intervenir.

Cirugía láser

Totalmente diferente a las anteriores, esta clase de cirugía se realiza a partir de un haz de luz intensa que se enfoca hacia las células que se quieren tratar. Como te puedes imaginar, mediante un proceso en altas temperaturas, se eliminan.

Tipos de cirugía: en función de las heridas de la operación

Heridas limpias

En las intervenciones donde únicamente resulta necesario abrir al paciente y tratar la zona afectada, se puede dejar una herida limpia. Más que nada porque no se modifica el estado de ningún órgano, el cual podría tardar más tiempo en curarse.

Heridas limpias-contaminadas

En el supuesto de que sí que se trate con algún órgano, cabe la posibilidad de que la herida no cure con la misma facilidad por lo que es recomendable prestar atención a su recuperación.

Heridas contaminadas

En este caso, este tipo de heridas se producen en el supuesto de que durante la misma operación, se produzca algún tipo de contaminación y cause con ello una infección al paciente.

Heridas sucias

Para poder trabajar y solucionar, las heridas causadas en el caso anterior, es necesario trabajar sobre una zona que ya posee una infección. Es a esto a lo que se conoce como heridas sucias.

Como puedes ver, existe una alta variedad de operaciones y de supuestos en el proceso en el que se realiza una operación. En cualquier caso, lo más importante es contar con los serivicos de un profesional especializado y contar ocn la herramienta necesaria en función del tipo de cirugía.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar