En la actualidad, conseguir una licencia de sanidad puede resultar un poco complicado. Tengamos en cuenta que cada vez son más los trámites que debemos realizar para poder cumplir con todas las normas pautadas por las autoridades y no se vosotros pero desde Índico lo preferimos. ¿Por qué?

Básicamente porque el sector sanitario también es un sector que se puede explotar económicamente hablando. Por lo que muchas empresas pueden utilizar productos que no cumplan con las garantías sanitarias, únicamente porque con ellos puede llegar a ser competitivo en el mercado.

Gracias a la licencia de sanidad se evitan este tipo de comportamientos y por consiguiente, se pautan una serie de límites que ninguna empresa puede superar. Si quieres conocerlos no te vayas porque estas en el lugar adecuado.

¿Qué es una licencia de sanidad?

Hubo una época donde resultaba bastante frecuente para las empresas que el material sanitario que compraban no satisficiera las necesidades requeridas. Es decir, sí que lo hacía pero no con todas las garantías deseadas.

Es por ello, que las autoridades sanitarias deciden tomar partida en este problema. Para poder solucionarlo deciden crear la licencia de sanidad. Con ella, cualquier tipo de centro sanitario, independientemente de la actividad que desarrolle, deberá conseguir dicha autorización para poder desarrollar su actividad comercial.

¿Quién está obligado a solicitarla?

Como venimos diciendo, en el caso de que tengas pensado comercializar con algún producto sanitario, vas a tener que preocuparte de conseguir todos los permisos necesarios.

En concreto, según lo que marcan las normas, están obligados a conseguir la licencia de sanidad todas las personas interesadas en este nicho de mercado. En su defecto, el representante legal de dicha persona deberá encargarse de conseguirla.

¿Qué debo presentar para poder conseguirla?

Obviamente para poder conseguirla es necesario seguir una serie de pasos concretos. Por ejemplo, en cuanto a los documentos que es obligatorio presentar están:

Autorización de instalación

En el supuesto de que se trate de un centro que se acaba de crear, es muy importante que se compruebe que cumple con todos los requisitos necesarios como para poder garantizar un buen servicio o que el establecimiento cumple con todos los estándares de calidad prefijados.

En caso de que alguno de estos factores no se pueda cumplir, la solución que se propone es la de modificar todos los fallos encontrados. De esta manera, mediante prueba y error, podemos llegar a conseguir encontrar el punto medio, donde se pueda garantizar la seguridad de las instalaciones.

Autorización de funcionamiento

Una vez se ha podido comprobar que las instalaciones cumplen con los requisitos necesarios como para poder ser seguros, pasamos al siguiente escalón; el funcionamiento.

Como cualquier empresa, el funcionamiento puede ser un factor que condicione el rendimiento de esta. En el caso concreto de las empresas del sector sanitario, podemos observar como se ven sujetas a una serie de normas que pautan la línea de trabajo que deben seguir.

Renovación de autorización de funcionamiento

Pese a que de forma inicial se cumpla con todas las normas propuestas por las autoridades, las cosas pueden cambiar mucho de un momento para otro. Es decir, no vale que la empresa haga como si cumpliese las normas y nada más la autoricen comience a trabajar como prefiera.

Por ello, cada cinco años las autoridades proceden a comprobar que todos los estándares prefijados se están cumpliendo igual de bien que la vez anterior que se comprobó. Eso si, no pienses que las autoridades van a ir detrás de ti. Será la propia empresa interesada, la que tendrá que realizar una solicitud para poder conseguir esta autorización. Concretamente, posee 3 meses para solicitarla antes de que finalice la vigencia de la autorización.

Solo los siguientes centros están exentos de realizar este proceso:

  • Consultas médicas
  • Centros de salud mental
  • Proveedores que proporcionan asistencia sanitaria sin internamiento

¿Y con la documentación ya es suficiente?

Siento decirte que no. La realidad es que tras presentar toda la documentación anterior, lo primero de todo es esperar que las autoridades den el visto bueno. Una vez que se consigue, es necesario que se proceda al pago de las tasas correspondientes. Para que te hagas una idea mejor, puedes encontrar toda la información necesaria en el modelo 030.

En definitiva, se trata de un tema un tanto complejo pues es necesario prestar atención a muchas normas diferentes. Desde Índico somos conscientes de ello y gracias a nuestros profesionales podemos asesorar a todos nuestros clientes con información actualizada de tal forma que pueda conseguir su licencia de sanidad de forma fácil y sencilla.