Un certificado sanitario exportación es algo realmente necesario a la hora de comprobar que todos los productos que se van a comercializar cumplen con los requisitos pautados por las autoridades. Ten en cuenta que a lo largo del transporte de la mercancía puede llegar a darse el caso de que se modifiquen las propiedades del producto.

Obviamente esto es algo que no queremos pues en ese caso será el paciente quien se encargue de darse cuenta de ello y como te puedes imaginar, no se encuentra en las mejores condiciones para comprobarlo.

Desde Índico somos conscientes de que se trata de un tema un tanto delicado y que realmente es importante para todas las empresas del sector. Por ello, en el siguiente post queremos hablaros acerca de los requisitos que debéis cumplir para hacer exportar productos sanitarios de forma satisfactoria.

¿Para quién está dirigido el certificado sanitario exportación?

Para que te hagas una idea, mediante el certificado sanitario exportación es una medida que han implantado las autoridades a la hora de demostrar el buen estado de un producto. En otras palabras, que cumple con los requisitos pautados para que sea consumido por humanos.

Respecto a la pregunta de quién está obligado a solicitar esto, tenemos que hacer referencia a los Servicios de Control Oficial o los técnicos de protección de la salud. Básicamente podríamos decir que se trata de los profesionales encargados de realizar todos los controles necesarios como para verificar que los establecimientos y los productos cumplen con los requisitos pautados.

¿Hay que solicitarlo siempre?

En este punto llega la pregunta clave: ¿es necesario contar siempre con este certificado o simplemente lo necesito para casos puntuales?

Pues lo cierto de ello es que va a ser totalmente necesario siempre y cuando una empresa quiera exportar productos sanitarios a terceros países que no formen parte de la UE. Aunque sí que es cierto, que de una forma u otra, también se mantienen esta clase de controles dentro de la UE.

No por nada en especial, sino porque la salud de los consumidores siempre va a estar por delante del lugar del planeta en el que enviemos el producto.

¿Cómo es el certificado?

Como cualquier certificado, para poder entenderlo de forma satisfactoria, simplemente debemos de asegurarnos de que rellenamos los siguientes campos:

Identificación de la industria

Como en cualquier proceso, lo primero que debemos de hacer es identificarnos. En este caso, será necesario que apuntemos el nombre de la empresa, la razón social, el número de RGSEAA y la actividad que se desarrolla, así como el lugar donde se realizan todas las operaciones.

Identificación del solicitante

De la misma manera, también será necesario identificar la persona interesada en conseguir el certificado. Normalmente suele ser el dueño de la empresa y deberá dejar reflejado sus datos personales: nombre, apellidos, NIF y teléfono.

Otros datos

Además de los ya nombrados, también será necesario especificar todo lo relevante al producto que se va a exportar. Esto incluye las medidas, los materiales utilizados e incluso las horas en las que se va a realizar la carga y descarga del producto.

Como puedes observar, se trata de una medida bastante eficaz para poder controlar la calidad de los productos. En cualquier caso, desde Índico somos conscientes de que el papeleo para conseguir esto puede llegar a ser un problema para las empresas.

Por ello, contamos con los mejores profesionales a la hora de facilitar el trabajo a nuestros clientes cuando quieren conseguir el certificado sanitario exportación.

 

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar